bannerplatina

CORE Santiago aprobó modificación al Plan Regulador “La Platina” de La Pintana y Puente Alto

La iniciativa permitirá cambiar el uso de suelo del actual Fundo “La Platina”, actualmente agrícola, permitiendo la construcción de viviendas, zonas de servicios y la habilitación de áreas verdes en 270 hectáreas que llevan años abandonadas.

Por la unanimidad el Consejo Regional Metropolitano de Santiago (CORE Santiago) aprobó –en Sesión Plenaria del 27 de junio- la modificación al Plan Regulador Metropolitano de Santiago 117S (PRMS-117S) “La Platina”, actualmente con un uso de suelo principalmente agrícola, lo que permitirá la construcción de viviendas, zonas de servicios y equipamiento, además de la habilitación de áreas verdes en un gran parque intercomunal entre La Pintana y Puente Alto.

El presidente del CORE Santiago y consejero por La Pintana, Miguel Ángel Garrido, se manifestó “feliz” con la aprobación de la iniciativa. “Acabamos de aprobar el cambio de uso de suelo La Platina con la casa llena, tenemos más de 100 personas que son allegados  de comités de La Pintana y alrededores, y están felices. Los 34 consejeros votaron de forma unánime este proyecto que dignificará a una zona muy postergada. Es un sueño logrado que venía persiguiéndose hace mucho tiempo”, dijo.

La ocasión contó con la presencia de vecinos del sector, comités de viviendas y allegados, además de las autoridades regionales y locales. Entre ellas, la Intendenta de la Región Metropolitana, Karla Rubilar, el Seremi de Vivienda y Urbanismo, Boris Golppi, y la alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro, quienes destacaron el “gran cambio” que significará la aprobación de esta modificación para la zona sur, especialmente, para La Pintana.

“Pocas veces el Consejo Regional tiene la posibilidad de marcar un antes y un después. Este Consejo ha tomado la decisión más sabia que es mirar la región, construir ciudad, y entender que la Región Metropolitana tiene que ser más amigable, más amable, menos segregada, más justa, y que mejor ejemplo que La Pintana, donde su gente, sus vecinos quieren dejar de ser estigmatizados”, señaló la Intendenta Rubilar .

Vecinos de La Pintana presentes en Sesión Plenaria n° 12.

El aporte del CORE Santiago

La discusión de esta modificación por parte de la SEREMI de Vivienda y Urbanismo y el CORE Santiago no fue fácil. Así lo explicó el presidente de la Comisión de Ordenamiento Territorial, Carlos Escobar, quien destacó los cambios logrados por los consejeros regionales a la propuesta inicial presentada por la SEREMI.

“Logramos mejorar una modificación del PRMS “La Platina” que va en beneficio directo de la comunidad de La Pintana. Todos sabemos la situación que vive La Pintana, una de las comunas con mayores índices de pobreza y marginalidad. Pero hoy día nos damos cuenta que este Consejo ha logrado ser un aporte importante subiendo el porcentaje de vivienda social de un 20% a un 30%, consiguiendo la extensión del parque que va dentro del proyecto en 2,5 hectáreas (ha) más y que, por tanto, llegaría Puente Alto. Aquí hemos ganado todos, la SEREMI, este Consejo y sobre todo los habitantes de La Pintana”, señaló el consejero Escobar.

Por su parte, el SEREMI de Vivienda, Boris Golppi, señaló que “encuentro tremendamente positivo lo que se logró con el apoyo de los consejeros regionales y que permitirá el desarrollo de viviendas de integración en la comuna de La Pintana que, por tanto tiempo, ha estado postergada con grandes déficits de áreas verdes y servicios”.

La Modificación

El territorio que abarca la modificación PRMS-117S presenta una superficie de 320 ha aproximadamente, la que agrupa el predio del Fundo “La Platina” de 270 ha, propiedad del Instituto de Investigación Agrícola (INIA) ubicado en La Pintana, una porción de 6,5 ha emplazada en Puente Alto, y 17,5 ha correspondiente a la Parcelación Las Rosas, conjunto de predios agroresidenciales de 5000 M2. La zona limita al poniente con Av. Santa Rosa, por el norte con María Elena, por el poniente con Autopista Acceso Sur y Av. La Serena, y por el sur con Rosa Ester.

Debido al alto grado de urbanización del entorno, el INIA –destinado a investigación agropecuaria- ha visto afectada su labor, debiendo cerrar las instalaciones de investigación y acotando al centro del terreno los cultivos experimentales para evitar que éstos sean intervenidos por personas ajenas al recinto. Esto ha generado que grandes extensiones de terrenos se encuentren abandonadas, convirtiéndose en vertederos clandestinos o de ocupación ilegal, y manteniéndose aún como barrera urbana para la conectividad.

De esta manera, la modificación al PRMS-117S permitirá normas urbanísticas adecuadas a la situación actual del territorio, permitiendo su utilización y densificación controlada, y en una zona de la ciudad donde existe una baja disponibilidad equipamiento y áreas verdes. La propuesta, que considera las actuales ventajas comparativas de localización y accesibilidad, define el uso de suelo en tres zonas de uso mixto, una zona de equipamiento exclusivo, una zona especial y una zona destinada a área verde intercomunal.

Se ha proyectado el desarrollo de zonas de uso mixto las que admiten principalmente residencia y equipamiento, prohibiéndose las actividades productivas en todo el territorio. En el ámbito de desarrollo habitacional, si bien aún no está definida la modalidad de intervención, se compromete el desarrollo de una política de integración que contemple la construcción de no menos del 30% de viviendas sociales en las 50 ha aproximadamente destinadas a este uso de suelo. También se ha permitido zonas exclusivas de equipamiento y áreas verdes en un gran parque intercomunal como una forma de reservar grandes extensiones dentro del territorio para proyectos de mayor envergadura.

“Vamos a dar la oportunidad que 50 a 60 ha sean destinadas a la construcción de viviendas y un porcentaje significativo para la vivienda social. Esto es una gran noticia para la gente que no cuenta hoy día con la vivienda propia. Esto es una gran noticia para la gente de la zona sur y particularmente para los habitantes de La Pintana”, señaló el consejero por la zona René Díaz.

Tabla: Zonas de la modificación al PRMS-117S “La Platina”

Zona Habitacional Mixta (ZHM) Para usos de suelo habitacional y equipamiento que admite una densidad bruta máxima de 240Hab/ha.
Zona Habitacional Mixta de Alta Densidad (ZHM1) Para usos de suelo que prioriza el uso residencial con mayor densidad, por sobre el desarrollo del equipamiento, admite una densidad bruta máxima de 680 Hab/ha.
Zona Habitacional Mixta de Alta Densidad (ZHM2) Para usos de suelo igual que ZHM1, pero que además admite infraestructura de transporte, para la instalación de terminales de locomoción colectiva urbana ligados a Av. Santa Rosa.
Zona Equipamiento de Interés Ecológico y Cultural (ZA) Para usos de suelo recreativos, de interés ecológico y cultural, que permite desarrollo de equipamiento, áreas verdes y espacio público. Permitirá al INIA seguir complementando sus investigaciones agropecuarias.
Zona Equipamiento (ZE) Para usos de suelo de equipamiento de clase científico, comercio, culto, cultura, deporte, educación, esparcimiento, salud, seguridad, servicios y social.
Zona Área Verde Intercomunal Parque La Platina Para usos de suelo de área verde que admitirá zonas de desarrollo científico, culto, cultura deporte y esparcimiento.

 

Propuesta usos de suelo presentada por Seremi de Vivienda y Urbanismo y aprobada por CORE Santiago.

El Parque La Platina

El Parque La Platina será una pieza clave en la modificación del PRMS-117S, ya que no sólo permitirá unir a La Pintana y Puente Alto a través de un gran parque, sino que también llegará a contrarrestar el gran déficit de áreas verdes que tiene esta zona. Actualmente La Pintana tiene sólo 2 M2 de áreas verdes por habitante, mientras que Puente Alto 1,5. Por su parte, Vitacura, Independencia y Las Condes tienen los mejores niveles con 7,4, 5,9 y 5,6 M2 por persona, respectivamente, según un estudio del Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica.

El parque corresponderá a un área verde privada (de propiedad y mantención del Serviu Metropolitano) de una superficie de 45,17, correspondientes a un 15% del total de la superficie que abarca la modificación, que admitirá usos de suelo complementarios y compatibles como son los de desarrollo científico, culto, cultura deporte y esparcimiento, pero que no podrán sobrepasar el 20% de la superficie total del predio, incluida las áreas de estacionamiento.

Este parque será comparable a otros parques emblemáticos de la ciudad de Santiago, como son el Parque Quinta Normal con una superficie de 36 ha, Parque Bicentenario de Vitacura con 24 ha y el Parque O’Higgins con una superficie de 80 ha.

Los comentarios están cerrados.